21 Oct 2019

Valverde (PSOE) reclama al alcalde que actúe en los presupuestos para que Almería deje de ser la capital española con más riesgo de pobreza

Para acabar con la situación “alarmante” en la que están 3 de cada 10 almerienses, exige planes contra la pobreza infantil y de empleo, junto al refuerzo de los servicios sociales


La portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Almería, Adriana Valverde, ha reclamado al alcalde que actúe con compromiso y firmeza en los presupuestos municipales de 2020 para luchar contra los datos “alarmantes” que señalan a la ciudad como la capital española con mayor índice de población en riesgo de pobreza y exclusión social, con 3 de cada 10 almerienses en esta situación. De esa manera, ha continuado, el alcalde tiene que dejar “de mirar para otro lado” como ha venido haciendo, entender que solo “con fotos de Guiness y en el fútbol” no se arregla esta lacra, e incluir una serie de propuestas entre las que los socialistas destacan la puesta en marcha de planes contra la pobreza infantil y de empleo y una apuesta por unos servicios sociales de excelencia, que implica que reciban el 10% del presupuesto municipal o 100 euros por habitante.

“No se puede permitir que en el siglo XXI nuestra ciudad sea número 1 a nivel nacional con el mayor índice de población en riesgo de pobreza y exclusión social”, como han puesto de relieve los últimos datos aportados por el Instituto Nacional de Estadística y la Plataforma Almería Unida contra la Pobreza durante la celebración de distintas actividades para conmemorar el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza. Y tampoco se puede permitir por parte del gobierno municipal del PP, ha continuado Valverde, que “se les robe el futuro a esos niños y a esos jóvenes” que forman parte del 43% en riesgo de pobreza y exclusión a nivel provincial, teniendo en cuenta el fuerte peso dentro de ese dato que tiene la capital.

“Ahora es el momento de que el alcalde actúe, porque es ahora cuando se están redactando los presupuestos para 2020” y tiene la posibilidad de poder contemplar una serie de medidas con las que empezar a revertir “una lacra” que, considerando su repercusión en menores, muestra una tendencia a cronificarse o a empeorar. Para comenzar, los socialistas reivindican “una estrategia de políticas sociales que ayude al reequilibrio territorial de la ciudad, para reducir las desigualdades entre los distintos barrios” y con especial atención a entornos como el de Pescadería-La Chanca; Araceli, Piedras Redondas; Los Almendros; La Fuentecica; El Quemadero o El Puche.

2 kms entre barrio más rico y más pobre

Y es que, según ha puesto de manifiesto, solo 2 kilómetros separan la plaza del barrio de Oliveros, el de mayor renta de la provincia, de la de la Plaza Pavía que, en Pescadería, acoge el barrio más pobre. A esa estrategia se tiene que sumar, ha subrayado, un plan contra la pobreza infantil que, con dotación presupuestaria, combata el primer lugar que ocupa la provincia en Andalucía en este drama y el tercero en el país, junto a un programa específico de educadores sociales en la calle, especialmente orientado a atender a esa población infantil y juvenil.

Una cuestión que el PSOE elevó a pleno, y el PP ha guardado en un cajón, al igual que el alcalde ha hecho caso omiso, a pesar de la brecha social abierta en la ciudad, a las iniciativas planteadas para la puesta en marcha de planes de empleo municipales que dignifiquen los barrios en los que se concentra mayoritariamente la población en riesgo al mismo tiempo que se da trabajo temporalmente a desempleados de larga duración y con escasa cualificación.

La última cuestión, que reiteran desde el PSOE, es la necesidad de reforzar la red municipal de servicios sociales destinándoles al menos 100 euros por habitante o el 10 por ciento del presupuesto del Ayuntamiento para, de esa manera, cumplir los criterios profesionales que los harían alcanzar la calificación de unos servicios de excelencia, y que ya tienen otros municipios del país.

Demostración de que no les importa

Frente a este planteamiento de los socialistas, Adriana Valverde ha contrapuesto una serie de ejemplos que evidencian cómo al alcalde y al Partido Popular no les ha importado ni ocupado lo suficiente el grave problema de pobreza y exclusión social en la ciudad. Entre ellos, que se mantenga una ridícula partida municipal de 70.000 euros para atender situaciones de emergencia social, y después de que se aumentara de los solo 20.000 euros consignados en 2015 por la presión ejercida desde el PSOE.

Esa falta de implicación es completamente diferente a la que mantuvieron “los gobiernos socialistas de la Junta de Andalucía” que destinaron a Almería más de 6,5 millones de euros para un plan de actuación en zonas desfavorecidas que, con una duración de 4 años, implementa el Ayuntamiento. Pero, lejos de gestionarlo con eficacia, Valverde ha explicado que se contrataron a 47 trabajadores a los que el alcalde iba a poner en la calle a los 3 meses porque no se les hicieron contratos para toda la duración del proyecto. Fue, en ese caso también, la denuncia pública sobre esa intención tanto por parte del Grupo Municipal Socialista como por parte de los propios trabajadores, la que hizo que se les ampliaran esos contratos a 1 año, aunque siguen sin cubrir el total del programa.

Para concluir, por parte del alcalde y del Partido Popular continúan sin articular planes de empleo propios, a pesar de que hay una moción aprobada en pleno para ello, que vengan a paliar el drama de muchos almerienses y, en los financiados por la Junta de Andalucía, nunca ha priorizado, a pesar del compromiso plenario también adquirido, la contratación de desempleados de larga duración y con menos formación.