24 Jul 2020

Pandemia hospitalaria

Adriana Valverde, portavoz PSOE Ayuntamiento Almería

No hay día sin que los almerienses nos levantemos sin una mala noticia sobre la gestión de nuestro Sistema Público de Salud. Desde que el PP y Ciudadanos llegaron a San Telmo de la mano de la ultraderecha la sanidad andaluza se ha resentido de forma notable. A las salidas de tono del Consejero Jesús Aguirre y a la pésima gestión que hizo del brote de la listeriosis, se suman las consecuencias derivadas del coronavirus.

Desde hace semanas los socialistas estamos denunciando la situación alarmante en la que se encuentra el Servicio Público de Salud en nuestra capital, donde a la falta de personal se le suma las deficiencias en la Atención Primaria y el cerrojazo del Hospital de la Cruz Roja en un momento en el que los rebrotes de la COVID19 están siendo preocupantes en nuestra provincia. Rebrotes que desde la Consejería de Salud están llevando de la peor manera posible y sin el control que precisa.

La falta de medios en la Atención Primaria está generando un caos lamentable entre los vecinos de Almería, que son atendidos por vía telefónica, excepto en aquellos casos en el que el criterio médico requiere una cita presencial. Pero la situación aún es más grave cuando los centros de salud deben cerrar a partir de mediodía, lo que provoca que no se atienden las urgencias y que se derivan a los hospitales de la Bola Azul, al Hospital Provincial o El Toyo. Esta es una fotografía impropia de nuestro Sistema Público de Salud, una imagen en la que los pacientes deben esperar a ser atendidos en la calle y con su confidencialidad comprometida, como así nos lo denuncian los propios vecinos y hemos podido comprobar in situ.

A estas deficiencias del Sistema Público de Salud y en la atención sanitaria se le ha unido el cierre del histórico Hospital de la Cruz Roja. ¿Dónde quedó aquella reclamación de PP en 2018 exigiendo la “completa rehabilitación” del hospital? Entonces, la actual consejera Carmen Crespo salía a bombo y platillo exigiendo una remodelación integral del Hospital. El gobierno socialista escuchó y comenzó a mejorar las atenciones médicas. En 2020 nos sorprende el Partido Popular con un cambio radical de opinión anunciando que el 31 de diciembre cierra el hospital. No entendemos ni compartimos ninguna de las pobres razones que la Junta de Andalucía ha trasladado a los almerienses, más aún cuando esta terrible pandemia necesita de más dotaciones sanitarias y de personal. El Materno Infantil no puede sustituir las funciones del Hospital de Cruz Roja. Almería no está en situación de perder un hospital, menos aún después de habernos quedado sin ese gran centro de especialidades médicas que el Gobierno del PSOE en la Junta de Andalucía dejó ya contratado. Y en mitad de una pandemia no parece ser el mejor momento para tomar una decisión de este tipo, que supone un duro golpe a nuestro sistema sanitario público justo cuando más lo necesitamos. La pandemia de la COVID19 nos está exigiendo a todos un sobreesfuerzo para no dejar a nadie atrás. Mientras el Gobierno de España ha puesto 16.000 millones a disposición de las Comunidades Autónomas para paliar los efectos de la pandemia, la Junta de las tres derechas recorta en sanidad.

La situación actual exige un esfuerzo por parte de las administraciones. Los ciudadanos ya han hecho su trabajo y necesitan que sus responsables políticos respondan. Y el primero que debe hacerlo es el alcalde de Almería, que es incapaz de hacerle frente a Moreno Bonilla y defender el interés general de los almerienses.