29 Jul 2020

El PSOE critica que en una obra tan importante como la de Artés de Arcos el PP haya gastado el 25% del presupuesto en acero y maceteros.

Eusebio Villanueva: “Se han llevado por delante varios árboles, plazas de aparcamiento y espacio para el peatón, además de ocasionar cuantiosas pérdidas al comercio”

El concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Almería, Eusebio Villanueva, ha criticado el hecho de que el equipo de gobierno del Partido Popular no haya sabido rentabilizar ni el presupuesto ni las molestias ocasionadas a los vecinos y comerciantes de la calle Artés de Arcos, con unas obras que se han prolongado en el tiempo y en las que un cuarto de su presupuesto se ha destinado a colocar unas placas de acero corten y unos maceteros.

“La actuación estelar de los trabajos ha sido el ribeteado con acero de los arcos y la colocación de maceteros de piedra negra al frente de cada columna, en lo que el equipo de gobierno del Partido Popular no ha tenido problema en gastar un cuarto del presupuesto total de la obra, 200.000€, de los 800.000€ mil presupuestados”, ha criticado Villanueva.

“Se han llevado por delante varios árboles y unas cuantas plazas de aparcamiento, además de ocasionar cuantiosas pérdidas al comercio y pequeños empresarios, a quienes el alcalde no ha tenido el detalle de exonerarlos del pago de impuestos y tasas municipales correspondientes a servicios de los que no han podido disfrutar, primero por las obras y luego por el confinamiento”, ha enfatizado. A este respecto, ha apuntado que algunos han tenido que seguir pagando el vado municipal, a pesar de no poder usarlo, la tasa de recogida de basuras o el IBI, entre otros tributos municipales, una medida que fue propuesta en el Pleno meses atrás por el PSOE y que fue rechazada por el alcalde.

A su juicio, “es difícil a la vista de los resultados, entender que lo que el Ayuntamiento pretendía era hacer unas obras ‘de mejora’, ya que se han limitado a ampliar las aceras  por la parte exterior de los soportales para colocar terrazas de bares, se ha cambiado el pavimento tanto de la parte cubierta como de la zona ampliada, se ha reducido el número de aparcamientos y también el carril de circulación y se han retirado unos cuantos árboles de gran porte”.

Además, ha indicado que “se ha modificado el sistema de contenedores soterrados,  los pocos espacios libres se han transformado con un diseño minimalista, muy del gusto de la concejala, y se ha magnificado la actuación con la colocación de la escultura del ‘Aplauso’ en recuerdo a las víctimas del COVID.

 

A este respecto ha señalado que “hemos cambiado la sombra de árboles de gran porte por un florero delante de cada pilastra y, aunque ha aumentado el número de elementos vegetales, la mayoría tienen un carácter exclusivamente ornamental. No se trata de poner mucho verde, que para eso ya está la pintura, sino de colocar especies vegetales que cumplan muchas funciones vitales, no solo la del adorno”.

“Pero lo más preocupante”, según Villanueva, “es el envejecimiento que tendrán estas actuaciones, de cómo se van a comportar con el paso del tiempo, y tenemos el ejemplo de la calle Santiago recién remodelada, donde una gran parte de las baldosas están sueltas y se mueven cuando se pasea por las aceras”.

“Esta remodelación de maceteros y arcos rechapados estará en unos pocos meses hecha una ruina, porque las piezas metálicas tienden a oxidarse y, cuando esto ocurre, aumentan de volumen, más aún cuando las chapas de los arcos, para darles mayor realce, sobresalen unos 10 cm del plano de fachada, con lo que servirán de canalones accidentales y por la curvatura intrínseca llevarán estas aguas a los laterales”, ha apuntado el concejal socialista. En su opinión, “en pocos meses veremos las planchas hinchadas y las piezas de piedra rotas, los maceteros sin plantas, llenos de papeles y colillas.